Make your own free website on Tripod.com

El editor Gregorio Montiel Cupello nos divide la historia del Rock Iberoamericano en seis etapas que marcan cada una la trayectoria y la madurez que ha ido adquiriendo éste género musical que ha tenido tantos o más enemigos que cualquier otro, desde los adversarios que el Rock siempre ha tenido, pasando por los detractores que ven en nuestros grupos un subproducto que jamás se podrá comparar con su homólogo anglosajón hasta el mismo mercado internacional (tanto las compañías discograficas como el público o los musicos de estrecho criterio) que nunca le han dado o le brindan poca oportunidad al Rock que se hace en España y Latinoamérica. Tomado muchas veces como una moda o negocio, el Rock Iberoamericano tiene ya más de 30 años de trayectoria llena de dificultades y a lo largo de los cuales se ha logrado crear un lenguaje cercano a nuestra identidad y orden de ideas que hasta se ha convertido en una nueva forma musical propia del mundo Iberoamericano, y una fuente poderosa de unión y solidaridad entre nuestras nuevas generaciones.

La Prehistoria:

Ha sido dificil precisar los origenes de este Rock de nosotros, pero quizas podamos establecer el año de 1957 como punto de partida si nos atenemos a lo que se encuentra en la revista Cubana "Revolución y Cultura". En su edición enero de 1990 hay una entrevista con el saxofonista y célebre crítico Cubano Leonardo Acosta, autor de importantes libros como: "Del Tambor al Sintetizador" o "Música y Descolonización". En la nota, Acosta cuenta lo siguiente: "En 1957 junto con el pianista Raul Ondira formé un grupo de Rock and Roll, creo que el primero de Cuba y quizas de América Latina: los Hot Rockers. Lo curioso es que a ninguno nos gustaba el Rock and Roll. Era entonces demasiado simple y monótono. Pero encontramos a un cantante aficionado que se parecía a Tony Curtis y cantaba como Elvis Presley, llamado Tony Escarpenter. Estabamos sin trabajo y pensamos que éste tipo de música podía sacarnos de la penuria. En efecto, fue así. Hasta viajamos a Venezuela y tuvimos un gran éxito, al igual que aquí." . Sin embargo, los Hot Rockers no dejaron registro alguno y van a ser los Mexicanos, a finales de los '50 y comienzo de los '60, los que inauguran el primer movimiento de Rock and Roll Iberoamericano con canciones en castellano.

Con el apoyo de la radio, la television, las compañias discograficas, la prensa, el cine y el público, en la nación Azteca surgieron una serie de agrupaciones como los Teen Tops, Los Inners, Los Blue Caps, Los Black Jeans, Los Locos del Ritmo, Los Hooligans, Los Loud Jets, Los Crazy Boys y muchisimos otros que transformaron al Rock and Roll cantado en castellano en un boom tanto en México como en el resto del mundo Iberoamericano. De todos estos grupos el más importante e influyente fue el cuarteto Teen Tops, fundado en 1959, disuelto en 1962 y de donde salió Enrique Guzman (padre de Alejandra).

La fórmula de los Teen Tops, al igual que el resto de los conjuntos Aztecas, fue la muy facil de ponerle letras en castellano a los hits de los rocanroleros estadounidenses Elvis Presley, Chuck Berry, Little Richard, Jerry Lee Lewis, Buddy Holy o Fast Domino. Los exitos de los Teen Tops como "La Plaga", "Popotitos" (posteriormente grabada por Seru Girán, el grupo de Charly Garcia) o "El Rock de la Carcel" no eran otra cosa que versiones del Rock and Roll del Norte. Pero aquello fue el comienzo, así como fue una influencia decisiva para todo lo que vino despues: tanto para Miguel Rios en España, los Impala en Venezuela o Litto Nebbia en Argentina.

Un testimonio de esto nos lo brinda Miguel Rios en su canción "Todo se lo debo al Rock and Roll", en donde hace referencia a sus Guateques bailando con Teen Tops. Por su parte, Litto Nebbia, lider de Los Gatos (el grupo pionero del movimiento de Rock Argentino), le cuenta al periodista Miguel Grinberg en su libro "La Musica Progresiva Argentina (Cómo vino la mano)" lo siguiente: "Entré en un conjunto y en esa época (1961) había en Rosario muchos grupos –como en todos lados- influenciados por grupos Mexicanos de Rock... Lo comercial eran los Pick Ups, Jackie y Los Ciclones, y vos tenías que elegir entre eso y las canciones de Enrique Guzman y los Teen Tops." .

Otro dato interesante es lo que cuenta el para entonces locutor pop de una radio Caraqueña Napoleón Bravo en su libro "Super Estrellas" (escrito en 1972) acerca de la influencia de los rockanroleros Mexicanos en Venezuela: "Ellos, los "cuates", fueron los que introdujeron en nuestro país el nuevo ritmo. Fue un furor por lo Mexicano y lo Mexicano era un furor por las versiones de los grandes hits que llegaban del Norte... Nuestros grupos juveniles le deben mucho a los artistas Mexicanos de entonces, en especial a los Teen Tops". De todas formas, no solo los Teen Tops merecen recordarse entre los pioneros del Rock Iberoamericano. Por igual hay que mencionar a Sandro en Argentina, a Roberto Carlos en Brasil, a los Shakers en Uruguay, a los Flippers en Colombia y los Impala en venezuela, el primer gran conjunto del Rock Venezolano junto con otras bandas como los Supersonicos, los Dangers, los Claners y los posteriores Darts y 007.

Lo que sí es que en todos estos nombres funcionó el "modelo Mexicano" mencionado anteriormente de copiar al idolo extranjero de una u otra forma. Inclusive, los Shakers de Uruguay fueron como los Beatles del Cono Sur, aunque componian sus propios temas, los cantaban en inglés y guardaban una asombrosa similitud con el cuarteto de Liverpool que se reflejaba en todo: los timbres de voz, la forma de usar las palmas como percusión, los coros, los instrumentos, los equipos, la ropa y hasta el corte de pelo.

Pink Floyd y el Samba:

Hacia finales de los años '60 e inicios de los '70, el Rock Iberoamericano adquiere un perfil más maduro y se comienza, por un lado, a componer material propio cantado en castellano o portugués (recordando el caso Brasileño) y, por otro lado, a mezclar la música local con los sonidos eléctricos. Así, en Buenos Aires, con Los Gatos, Manal, Almendra, Los Abuelos de la Nada, Moris y Tanguito (y después con Pescado Rabioso, Color Humano, Aquelarre, Pappo's Blues, La Pesada del Rock and Roll, Arco Iris, Orion's, Beethoven y Sui Generis), comienza a tomar forma el movimiento de Rock Argentino que desde 1965 hasta el presente ha tenido una sólida linea de continuidad y evoluciòn que lo ha convertido en el más importante de los movimientos rockeros Iberoamericanos.

En Brasil, por su lado, desde 1967 Caetano Veloso, junto con Gilberto Gil, Gal Costa, Rita Lee y los Mutantes, le daba forma a lo que se llamó "tropicalismo", que no fue otra cosa que el matrimonio del Samba, la Bossa Nova, la Cuica y el Pandeiro con las guitarras electricas, Sargeant Pepper, Pink Floyd, The Rolling Stones, Jefferson Airplane y Andy Warhol.

En Uruguay, primero El Kinto y luego Tótem, hacían algo similar entremezclando el Rock y el Jazz con el ritmo Afrouruguayo del Candombe, y en chile Los Jaivas llegaron a proponer el Rock Andino, es decir: guitarra electrica, bajo y bateria con Charango, Quena y Zampoña.

Mientras tanto en venezuela, entre 1970 y 1972 surgieron una serie de grupos y exponentes como: Tsee Mud, Pan, La Cuarta Calle, Sky White Meditation, Una Luz, La Fe Perdida, el Nucleo X de Gerry Weil, Pastel de Gente, El Zigui y Syma.

En Mexico, al mismo tiempo, existian Javier Batiz y Soul Force, los Dug Dugs, Three Souls in my Mind, Rock and Roll Band Mexico City, Love Army, La Revolución de Emiliano Zapata, Tequila y Last Soul Division.

Otros nombres a mencionar de aquellos años son Opus, Alpha, Mateo, Psiglo y Dias de Blues en Uruguay; los Speakers y Génesis en Colombia; Climax y Wara en Bolivia; y Tarkus y Génesis en Perú.

Ahora bien, en medio de los intentos originales ya mencionados, todavía se copiaba mucho en America Latina y, como se puede ver, la dependencia del Rock Anglosajón era enorme y no solamente por muchos de los nombres de las bandas ya que en México, Argentina, Venezuela y por toda Iberoamerica el grueso de lo que se hacía era con la vista puesta en California, Nueva York o Londres. Tomemos como ejemplo el caso Venezolano: Tsee Mud era el Led Zeppelin de Venezuela; Pan era como Santana en Caracas; Gerry Weil representaba la contrapartida local de Chicago o Blood, Sweat an Tears; El Zigui era el Bob Dylan criollo y Syma era como el Crosby, Stills, Nash and Young caraqueño. Lo mismo sucedia en Buenos Aires, Ciudad de Mexico, Bogota o Lima. Sin embargo, revistas como "Pelo" en Argentina, "Gente Joven" en Venezuela y "Pop" en México daban fuerte apoyo a todo esto que se estaba aún gestando. Otro tanto ocurría con las imitaciones de Woodstock y los grandes festivales como Monterrey Pop o Isla de Wight. En la capital Argentina se hacían los B.A. Rock (Buenos Aires Rock); en la capital Mexicana "Avándaro" y en Caracas el Festival del Parque del Este (donde para entrar había que llevar solamente una flor), los Festucab, el de Los Cocos en Macuto y el del antiguo aeropuerto Grano de Oro en Maracaibo, entre muchos otros. No obstante, a pesar de todo este entusiasmo, no era mucho lo que se podia rescatar del Rock Iberoamericano en paises donde hacer, grabar y desarrollar este género eléctrico tropezaba con cualquier cantidad de obstaculos que iban desde dictaduras y democracias represivas hasta las dificultades para vivir del Rock, tener buenos equipos, o grabar en el estudio con técnicos habituados a grabar con el Trio Los Panchos, Felipe Pirela, Los Corraleros del Majagual, Olga Guillot o Hugo Blanco. Es decir, gente que no conocía de Rock y que cuando escuchaban una guitarra electrica pensaban que estaba distorsionada y había que afinarla... A esto se le agregaba el nobismo de mucha gente involucrada en estas lides, las pocas horas de estudio que se le concedían a una grabación de Rock y los tropiezos para cantarlo armoniosamente en español o en portugués.

El resultado de todo esto era que los grupos de Rock Iberoamericano sonaban mal por lo regular, y que a un grupo de Buenos Aires, Caracas, Bogota o Rio de Janeiro se le daba muy poco credito frente a lo que llegaba de Estados Unidos o Gran Bretaña.

1973-1979: años de modorra:

El resto de la decada del '70 para el Rock Iberoamericano estuvo signada por la desidia y la inceria. En primer lugar los sectores más conservadores de las sociedades Iberoamericanas presentes en el gobierno (mientras avanzaban las dictaduras militares), los medios de comunicación y las compañias discograficas arremetieron en contra y/o le negaron su apoyo. Por el otro lado, a nivel internacional se registró un retroceso del Rock con la irrupción del Jazz Fusion, el Disco Music, la Salsa y el fenomeno Punk.

De 1973 en adelante es poco el Rock que se hace en Iberoamerica en comparación a lo que venia sucediendo desde los comienzos de la decada del 60. En Venezuela se registraron intentos más maduros y sofisticados como La Ofrenda de Vytas Brenner y la Banda Municipal de Gerry Weil, que comenzaron a trabajar los ritmos Venezolanos sumándoles conceptos de Rock y del Jazz. Pero fueron islas y los últimos bastidores de lo que había ocurrido en el pais apenas unos pocos años antes.

En México, para citar otro caso, la sociedad y el establishment Azteca se asustaron con el Festival de Avándaro y al rock se le cerraron las puertas. Va a ser Argentina la que sí continúa su proceso de Rock y para la escena eléctrica de Buenos Aires ofrece agrupaciones y propuestas más evolucionadas e interesantes como La Máquina de Hacer Pajaros (de Charly Garcia), Invisible (de Luis Alberto Spinetta), el cuarteto de Jazz Fusión Crucis, el trio Alas o el grupo de Tango-Rock del bandoneonista Rodolfo Mederos. Sin embargo, tres años después, en medio de la dictadura del general Videla, todo esto sufre un bajón y entre lo que queda no es mucho lo que se puede resaltar: el nuevo grupo de Charly Garcia: Seru Girán, el Spinetta Jade y algún otro. Lo que sí es que en España, a partir de 1976, soplan nuevos vientos tras la muerte de francisco Franco y la subsecuente desaparición de una dictadura que había comenzado en 1939, tras la Guerra Civil Española. Si bien España en los sesenta tuvo grupos como los Brincos, los Bravos, La Fórmula V y hasta los Impala de Venezuela (que pasaron una temporada por allá), no va a ser hasta la segunda mitad de los años 70, con el destape Español, que surge un dinámico movimiento de rock con grupos como Triana, Asfalto, Tequila, Leño y muchos más que tendrá su continuidad en los posteriores '80. Sobre esto hay una anécdota curiosa. Muchos de estos grupos Españoles comenzaron cantando en inglés y, por esos dias, entre 1976 y 1977, llegaron a la Península Iberica exponentes Argentinos como Moris y el grupo Aquelarre con su Rock cantado en castellano que para los Españoles fue una novedad y un ejemplo.

Los 80: los años del despegue:

Entrados los años 80 America Latina apenas ofrece gobiernos civiles en México, Costa Rica, Colombia y Venezuela. El resto son cachuchas militares. Pero comienza un paulatino y progresivo movimiento hacia la democracia mientras el Rock internacionalmente vuelve a cobrar auge e impulso, sobre todo con el Heavy Metal y lo que vino después del movimiento Punk: es decir, la New Wave, el Dark, el Ska y el Tecno Pop. Aquí nuevamente encontramos historias paralelas en la evolución del Rock Iberoamericano.

Influenciados por lo mencionado anteriormente: el fenomeno Punk, la New Wave, el Postmodernismo, etc., con bandas como The Clash, The Sex Pistols, The Cure, The Police, The B-52's, Talking Heads, Devo, Depeche Mode y muchos más, en España y America Latina surgen una serie de bandas a la saga del sonido del Nuevo Rock.

En el Chile de Pinochet hacia 1983 aparece el Nuevo Pop Chileno con Los Prisioneros, Aparato Raro, Electrodomésticos, Clinema, Upal, Valija Diplomática, Pancho Puelma y Los Socios, Emociones Clandestinas y Banda 69.

En Uruguay tan pronto regresa la democracia, en 1985, salen del underground Los Estómagos, Los Tontos, Los Traidores, ADN y varios más.

En Brasil, a medida que la dictadura afloja a comienzos de los 80 aparece el Rock humorístico de Blitz y detrás de él Os Paralamas do Sucesso, Kid Abelha y Os Aboras Selvagens, Ultraje a Rigor, Lulú Santos, Lobao, Titas, Legiao Urbana y más. Argentina, que nunca dejó de hacer Rock, a comienzos de los 80 se beneficia de dos fenómenos. UNO: la Guerra de las Malvinas hace que se prohiba la música en inglés y que se coloque todo lo que es en castellano, incluido el Rock. DOS: surge una nueva generación de musicos más cercanos a la New Wave y otras influencias. Esta es la generación de: Sumo, Los Twist, Git, Virus, Los Enanitos Verdes, Metrópolis, Los Fabulosos Cadillacs, Fito Paez, Miguel Mateos, Andres Calamaro, Los Violadores y Soda Stereo; todos quienes le dan un nuevo impulso y otros aires al Rock Argentino en tanto regresa la democracia con Alfonsín. Todo esto que ocurre en el Sur se refuerza al Norte de Latinoamerica.

En México el Rock vuelve revitalizado en El Tri (continuación de Three Souls in my Mind), Ritmo Peligroso, Botellita de Jerez, Keny y Los Eléctricos, Jorge Reyes, Bon y Los Enemigos del Silencio, Caifanes, Maná y muchos más.

En Venezuela a comienzos de los 80 se registra un movimiento de Heavy y Rock Fuerte con Paul Gillman y Arkangel, Resistencia, Fahrenheit, La Misma Gente, Haz, El Proyecto de Franklin Holland, Alta Frecuencia, Tempano, Fuga, Aditus, Grand Bite, Equilibrio Vital y Frank Quintero, mientras que tocados por el Punk aparece Seguridad Nacional, y por la New Wave PP's. Para 1986 queda muy poco de todo esto, pero irrumpe la generación de Sentimiento Muerto, 20/20, Desorden Público y Zapato 3.

En Colombia el Pop y el Rock lo pasan a representar Compañía Ilimitada, Pasaporte y Kraken; en Perú Miki Gonzalez y El Grupo de Chachi Lujan y el Doctor No. En Guatemala incluso nos encontramos con Alux Nahual, y Costa Rica ostenta nombres como Café con Leche, Distorsión, Modelo para Armar, U-Manos e Igni Ferroque.

Entanto, al otro lado del Atlántico, el movimiento Español de Rock pasa a tener una consistencia y continuidad sucediendose nombres como Mecano, Miguel Rios, Baron Rojo, La Unión, la Orquesta Mondragon, Nacha Pop, El Ultimo de la Fila, Semen Up, Ilegales, Hombres G, Loquillo Y Trogloditas, Gabinete Caligari, Seguridad Social e infinidad de exponentes más.

El descubrimiento:

Hacia 1986 se empiezan a dar una serie de conexiones entre el Rock Iberoamericano por varias razones. El Rock Argentino comienza a internacionalizarse y a subir por la Cordillera Andina a través de Chile, Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia y Venezuela. Comentaba el Soda Zeta Bosio, en una entrevista con los medios de comunicación en una de sus tantas visitas a Venezuela: "Nosotros salimos de Argentina y empezamos a ir a Chile, a Perú, empezamos a subir y en algunos paises daba la casualidad de que llegabamos nosotros y nunca había ido una banda de Rock... nos decían que acá eso era una cosa del otro mundo y no iba a funcionar... ahora es una alegria ver que funciona y que tiene fuerza propia...".

Muchos de los rockeros Argentinos firman con las transnacionales y esto les garantiza distribucion Latinoamericana. Por su parte, el Rock Español comienza a hacer otro tanto y apuesta a Latinoamerica para expandirse.

Ambos movimientos ya presentan propuestas sólidas, interesantes, bien grabadas, etc. Así, una serie de profesionales de la comunicación social (prensa, radio y t.v.) comienza a interesarse progresivamente en el fenómeno de un Nuevo Rock Iberoamericano con grupos buenos, incluso mas allá de Argentina y España; y aparece un público que se engancha con esto del Rock Iberoamericano, cantado en nuestros idiomas y acerca de nuestras realidades. Como el caso de Los Prisioneros, por tomar un ejemplo, y la letra de su tema "Latinoamerica es un Pueblo al Sur de Estados Unidos" o el Peruano Miki Gonzalez y su tema "Puedes Ser Tú" donde se refiere a situaciones de represion estatal, golpes militares y narcoterrorismo. Es decir, música que trata de estar acorde con la realidad de nuestros paises y sus actuales situaciones dejando a un lado toda alienación de potencias extranjeras que jamas podrían dar algun tipo de identificación contundente en nuestra juventud. Otra cosa que sucede también es que a este Rock se le comienza a incorporar sonoridades e instrumentos autoctonos, como sucede con Fito Paez y los aires tangueros de "Giros", el sonido flamenco de "El Ultimo de la Fila", el estilo de Os Paralamas de Sucesso basado en la musica Brasileña, el Ska y el Reggae de Jamaica, el Soca Trinitario, al Zouk Martiniqueño, la musica negra de Estados Unidos y los sonidos del Africa Madre. En este orden de ideas es interesante recordar unas declaraciones de Fito Paez para la prensa Venezolana en octubre del '87 cuando produjo el primer disco de Sentimiento Muerto: "Hay Rock que es distinto al sajón porque se vive en otro lugar. No es lo mismo un tipo que vive en Nueva York que otro que vive en Buenos Aires: hay distintos problemas, vas a distintas carnicerias, panaderias, se habla otro idioma, las chicas son diferentes. A eso se le suma que la manera de cantar de los musicos Latinos son unicas y muy peculiares en cada region, ya sea en ritmo de Funk o de "chacarera". No es como dicen por ahí que el Rock es Imperialista, este es un concepto muy de los sesenta, de los libros...". Igualmente es oportuno revisar lo que sostiene el anteriormente citado musicologo Cubano Leonardo Acosta: "Es valido que se haga rock en America latina... El Rock tiene que ver con nosotros, por sus raices Africanas. El Rock and Roll viene del Rhythm and Blues de los Ghettos negros; tenemos en común esa cosa rítmica, el fraseo. Elvis Presley fue un blanco que se lanzó con un estilo de negros...".

Para 1988 el "Rock en tu Idioma", el "Rock en Español", el "Rock Latino" es un fenómeno de masas en Chile, Perú, Colombia y México. Exponentes Argentinos como Soda Stereo, Charly Garcia, Fito Paez, Miguel Mateos y Los Enanitos Verdes viajan por toda América Latina. Os Paralamas do Sucesso tocan en Uruguay, Argentina, Chile, Paraguay, España... y los discos de Los Prisioneros salen de Chile para ser editados y consumidos por otras juventudes Latinoamericanas: las de Perú, Colombia o Venezuela.

¿La consolidación?:

La idea de la integración de España y América Latina a través del Rock, a través de la música, comienza a ganar terreno y Miguel Rios en noviembre de 1986 organiza el Primer Festival de Rock Iberoamericano con: El Tri de México, Sentimiento Muerto de Venezuela, Os Paralamas do Sucesso de Brasil, Aparato Raro de Chile, La Torre y Charly Garcia de Argentina y El Ultimo de la Fila, Rosendo y el mismo Rios por España. La idea no funciona muy bien en La Madre Patria, pero cinco años después la bandera es tomada en Caracas y para ese año de 1991 el Segundo Festival de Rock Iberoamericano (para muchos el Primero) fue un éxito total. Varios de los más importantes exponentes del género muestran la variedad de matices y propuestas que ofrece este Rock nuestro que hoy por hoy ya ha logrado niveles que le dan status internacional.

Gira tras gira, festival tras festival: Concierto de Conciertos, Rock en el Parque, el concierto del 50 Aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos son muestras de un movimiento que tiene vida propia y la capacidad de estrechar los lazos de hermandad de un conjunto de paises que musicalmente hablando son uno solo. Sin embargo faltan obstáculos por superar, y ahora la batalla que hay que ganar es la de los medios de comunicación y la del mercado discografico internacional, donde se ha creado una suerte de ley egoísta mediante la cual ha quedado prácticamente impuesto que el único Rock bueno, válido y comercializable mundialmente es el cantado en inglés.

Esta es una batalla que hay que ganar incluso en nuestro propio terreno. Mientras tanto, el Rock Iberoamericano sigue, a pesar de la crisis económica que tanto lo ha golpeado en Latinoamérica, y tenemos bandas que han logrado niveles de popularidad impresionantes en toda la región como Soda Stereo, o niveles internacionales de reconocimiento como Sepultura.

Largo ha sido el trecho recorrido desde aquellos primitivos dias de los Hot Rockers en Cuba y de los Teen Tops en México.


1998 ® Links de Rock Latino
rocklatino@hotmail.com